Arteterapia es una técnica que acompaña el proceso terapéutico.

Su objetivo primordial es abrir los canales de comunicación en diferentes niveles: visual, simbólico, verbal y emocional. De esta forma, permite el acompañamiento del consultante de una forma más integral, donde se incluyen contenidos de información que son construidos por medio de la expresión artística y la guía del terapeuta.

Toma en cuenta al ser humano con su historia, expectativas y emociones, donde las palabras no son suficientes para comunicar todo el contenido emocional de la persona. Es allí, donde entra el lenguaje simbólico a formar parte de la comprensión de lo que ocurre con quien consulta. La expresión artística forma parte del contenido expresado a través del uso del color, materiales creativos, música o movimiento.

Toda esta información producida por la persona que consulta, es interpretada en la interacción con el facilitador o “arte-terapeuta”. Este proceso de interpretación requiere de una preparación profesional por parte del facilitador.

 

El arte permite la exploración del contenido emocional en la persona.

El beneficio será siempre la mejora de la calidad de las relaciones de las personas consigo mismos y su entorno. Permitir sacar a al luz aspectos no reconocidos por la persona, le ayudará en su desarrollo integral y el logro de su proyecto de vida.

Arteterapia como una experiencia personal:

A nivel personal la arteterapia me ha acompañado toda mi vida en cada cuento que escribí, en los diarios que llené, los dibujos que hice y todo el mundo creativo en el que crecí. Sabía desde entonces que mi producción era mi canal de expresión y de apreciación de mi ser. Además ha sido una forma de comprender el mundo que me rodeaba y los cambios vividos.

Esta expresión artística en tan antigua y profunda como yo. Años después se convertiría en algo inseparable de mi.

Así que estudié diseño y sin esperar nada seguí con psicología. Esta combinación donde integré expresión manual e historia del arte con las historias de las personas, fueron de cierta forma un fundamento al estilo de práctica profesional que iría a aplicar más adelante.

Sin embargo, fue entre los años 2010 y 2012 cuando incursioné en el arteterapia no sólo a nivel de preparación profesional, si no además de conexión personal. Tenía ya más de 10 años trabajando como psicóloga en ambientes empresariales y a nivel de terapia, cuando decidí profundizar de una vez por todas en este tema de la interconexión entre arte y terapia. Desde entonces, nada ha sido lo mismo.

En primer lugar porque mis sentidos se agudizaron. La práctica artística favorece la observación y escucha profundas con las que he podido identificar esos contenidos de información emocional y he facilitado en mis clientes su apreciación y comprensión. Se abre una dinámica única para cada persona a medida que esta información fluye.

Lo que al final provocó la transformación fue un proceso de arteterapia que llevé en el 2012, del cual nace Clínica del Cambio. A partir de entonces, aplicar arteterapia a mi técnica de trabajo se ha convertido en parte de mi práctica profesional.

Arteterapia como profesional:

La inclusión de recursos artísticos a la práctica profesional nace en mi época de estudiante universitaria. Desde entonces, el dibujo, teatro, música, escultura siempre estaban presentes. Sin embargo, su aplicación como técnica terapéutica se consolidó a partir de aquellas experiencias donde la arteterapia mostró el proceso de transformación de la gente.

Es en los procesos de duelo, en el manejo del cambio y el auto-descubrimiento personal donde más he aplicado esta técnica. He podido ayudar a hombres y mujeres en su búsqueda por sanar interiormente y decidir lo que quieren para su futuro.

 

Cuando hacer un barco de papel nos lleva a otros mundos de oportunidades:

 

Este ejercicio lo he aplicado en muchas ocasiones. Debo primero agradecer a todos aquellos que se dieron el permiso de hacer el ejercicio para navegar por sus emociones y abrirse así a nuevos mundos de oportunidades, a una mayor creatividad y claro, lograr así estar más flexibles ante los cambios que experimentaban sus vidas en esos momentos.

Son estos ejercicios que te piden llamar a tu niño interior, romper con tu rigidez inicial y salirte de tu caja mental para darte la oportunidad de experimentar, de hacer las cosas de otra forma y de sentir de otra forma lo que vives en el momento. Todo ello, te lleva a poder resolver con nueva información lo que estás enfrentando.

Es una oportunidad de encontrarte contigo mismo para emprender un nuevo camino y Ser tu.

El arte nuevamente será una forma se salirte de tu propia opresión personal. Salirte de lo que crees “debes ser” y encontrarte con quien realmente eres. Vi esto en cada barco de papel, sin importar si la persona recordaba o no cómo hacerlo. Vi a mas de uno quitándose el saco, aflojando su corbata y sentándose a resolver el dilema, cuando lo que realmente ocurría era un nuevo descubrimiento de si mismo y de su potencial para transformar, resolver, crear y accionar.

 

Para hacer arteterapia, no hace falta saber dibujar:

Si quieres practicar arteterapia… te doy la bienvenida aquí!

¡No es necesario ser artista, ya eres artista de tu propia vida!

¡No es necesario saber dibujar! Al contrario, permitirse esta práctica desde trazos sencillos, con materiales comunes u objetos encontrados, es el punto de arranque ideal.

Si ya tienes experiencia… súbete a este barco que está por zarpar.

Ven a ser parte del Club de Arteterapia, estamos por iniciar!